The Outsider

100_4969

Esto podría tomarse como una especie de crónica fallida o una no nota en que el abuso de la primera persona y la falta de criterio se hará muy presente. Por esas cuestiones de la vida dentro de los quehaceres cotidianos uno debe asistir a ciertos compromisos, como por ejemplo visitar a un especialista para que te ordene las ideas. A estos vulgarmente se los llama psicólogos, otros ateos a estas figuras freudianas suelen llamarlos curanderos o charlatanes. Dejando de lado algún posible debate vayamos más a los bifes, la razón de este post y el porque de esta injustificada introducción.

Días atrás llego a mis manos una entrada para el Fashion Baires Capital de la Moda 2013 auspiciado por Silkey. En su momento mucha importancia no le di ya que esos tipos de eventos no son “de mi palo”. Por esa misma razón el ticket quedo perdido entre varios apuntes de la facultad y otros tantos papeles. De esa misma forma permaneció hasta la tarde del martes 21 en la que me volví a encontrar con él. A medio vestir y en una rápida y frenética búsqueda de la cámara de fotos, el folletito verde se apareció frente a mis ojos. Sin pensarlo mucho lo tome y salí corriendo porque se me hacia tarde. Por mis adentros pensaba: “si pinta me hago una pasada, la verdad no me convence mucho pero queda cerca de la psicóloga. Vemos que onda a la salida”.

A las corridas llegue a la línea  E de subte y por medio de otras llegue surcando unos intrincados pasillos a la estación Catedral de la línea D. Tal era el apuro que ni tiempo hubo para guardar en mi morral el libro que venia leyendo, Operación Masacre. Luego de gambetear varias curvas,  muchos cuerpos también, pude llegar al bendito vagón y hacerme acreedor de un asiento. La posición privilegiada me permitió volver a sumergirme en la lectura pero con algo en mente, debo bajarme en la estación Bulnes. Me había dispuesto bajar allí para fotografiar  uno de los murales, más específicamente el de “La Telesita”. Aquella imagen pertenece a una leyenda popular santiagueña, la misma llego a mis oídos gracias a una charla que tuve con mi novia luego de escuchar un tema del Peteco Carabajal. Interesado por la historia y por las leyendas populares quería sacarle una foto para luego escribir algo sobre el tema. Mi intención de retratar ese mural rápidamente se vio truncada por la falta de tiempo y por la alta concurrencia en la formación del subte. Tanta que algún momento temí que parte de mi cuerpo siguiera, lo que quedaba del viaje, asomado por la ventana.

Luego de tanto viaje llegue a la estación de Palermo. Ya solo faltaban unos pasitos más para mi sesión, pero el reloj de mi celular me avisaba que llegaba 10 minutos tarde. Por eso me dispuse a apurar mis pasos. Aquí podemos hacer una elipsis o un movimiento tipo la película Memento y saltamos directamente al predio de la Rural , ya que a nadie le interesa lo que pasa en situación de análisis. Sin estar del todo convencido y luego de mucho dudar me dispuse a entrar pero luego de recorrer varios salones me di cuenta gracias a un amable señor de seguridad que había entrado al lugar equivocado, estaba en la exposición de al lado llamada Puro diseño. Luego de desandar varios metros y tratándome de sacar la vergüenza de aquel error llegue a la puerta que da a la calle Santa Fe. Allí me acerque tímidamente a un encargado de seguridad y le mostré la entrada, acto seguido le dije:-¿Es acá no?- No estoy muy seguro que pensaba el señor de mí. Pero por suerte no miro hacia arriba señalándome el cartel de casi 25 metros que se encontraba sobre su cabeza con una risa socarrona. Solo se limito responderme  con un si, eso para mi fue un verdadero alivio.

100_4951Luego de pasar un gran salón sin ningún alma allí, no lo digo refiriéndome a la presencia de una modelo o diseñador, llegue a uno a oscuras en el que se podía ver a un saxofonista. Este iba de aquí para allá animando al público y el resto de su banda, un tecladista y un baterista, le hacían la segunda para entretener a la gente hasta el comienzo del desfile. Para ser sincero logro el cometido gracias a un par de pasos de comedia y alguna que otra participación espontánea del público. Lo que verdaderamente se agradece es una muy buena interpretación de Seminare, una que invito a que todos la acompañaran con sus voces.

Luego del largo espectáculo (tanto lo fue que casi salio a rastras el saxofonista del escenario), las luces se apagaron, casi todo quedo en silencio. Varios minutos sin pasar nada desataron los murmullos y las palmas en  reclamo de que algo sucediera. Y ese algo era el desfile en sí y la aparición de las estrellas que fueron a ver. Para tratar de apaciguar un poco las aguas empezaron a proyectar un institucional en las pantallas. Pero eso tenía gusto a poco y las palmas empezaron a sonar más  fuertes, a estas después de un tiempo se le sumarian tímidos gritos. Fue ahí cuando lentamente, luego de la insistencia del público, dos siluetas salieron de la oscuridad para ser iluminadas progresivamente. Estas eran las figuras de Jorge Rial y Fabiana Araujo. Ellos se encargaron de llevar el timón desde aquí y hasta el final el desfile. Luego de un par de explicaciones sobre la razón de este encuentro dieron paso a la Legrand, la que sin perder tiempo se quiso hacer dueña de la escena. Y es aquí que por medio de chistes, y no tanto, saltaron un par de chispazos con su buen amigo Jorge Rial.

100_4978ed

Ingrid Grudke y Mariana Antoniale

El desfile comenzó con una performance de baile como esas que se pueden ver en los teatros de revista. Bailarines y bailarinas de atuendos en rojo furioso se mataban para mostrar lo que sabían. Luego estos les dieron paso a Mariana Antoniale e Ingrid Grudke. Que intentaron mostrar sus dotes en la danza. Pero en verdad lo que hacían, sin animo de ofender, se asemejaba más a los movimientos de brazos que hace alguien cuando se esta ahogando en la Bristol. Después de un par de aplausos, y un par de risas entre dientes, comenzó el desfile de las luminarias.

Es aquí donde uno debe hacer un mea culpa o varios por las marcadas falencias. El primero es el no haber tenido un bloc para tener mayor precisión sobre los datos. El otro, no haberme fijado cuanta batería tenía la cámara y el último es la escritura. Para los dos primeros tengo una excusa que luego relatare, para la última no tengo ninguna.

De izq a der.

De izq a der. Sergio Omar Almirón,Sergio Batista, Ricardo Enrique Bochini,Claudio Borghi,José Luis Brown,Daniel Passarella,Jorge Burruchaga, Néstor Clausen,José Luis Cuciuffo,Diego Maradona, Jorge Valdano,Héctor Enrique,Oscar Garré,Ricardo Giusti,Luis Islas,Julio Olarticoechea,Pedro Pasculli,Nery Pumpido,Oscar Ruggeri,Carlos Daniel Tapia,Marcelo Trobbiani y Héctor Miguel Zelada.

Al comenzar a escribir deje ver que no estaba preparado para la ocasión. Tal es así que en un momento luego de conseguir un lugar privilegiado para obtener unas buenas fotos mi cámara empezó a mostrarme que me estaba quedando sin batería. Por esa razón muchas de las fotos parecen sacadas desde el Planetario. Sobre lo del bloc de notas me hubiese ayudado a retener nombres de las modelos que en general para mis son desconocidos. También este me hubiese permitido saber cual era la razón (con un posterior chequeo de los nombres) de la notable muestra de afecto del público con ciertas personas en la pasarela. Aunque obviamente era más fácil entender los gritos y aullidos cuando por allí desfilaban los modelos masculinos con sus implacables trajes. Volviendo al desconocimiento de las estrellas, en muchas ocasiones las cámaras de televisión enfocaban y trasmitían en la pantalla gigante las imágenes de un par de personajes que deberían ser famosos. Pero al no ser ni Xavi o Messi yo me quedaba absolutamente afuera. Seguramente eran grandes diseñadores, pero no del balompié.

En fin, hubo muchas cosas. Ropa de hombre, de mujer, tipo de fantasía, sport, sustentable, conductores y algo de Glam. Mucha modelo amiga del gimnasio y de las operaciones (ustedes decidirán de que lado esta cada una): Ingrid Grudke, Magali Montoro, Lara Bernasconi, Karina Jelinek, Jesica Cirio, Alejandra Maglieti, Debora Bello, Mariana Antoniale y Solange Cubillo, entre otras. De los chicos no se los nombres pero tampoco creo que le importara a las allí presentes, o tal vez si para googlearlos. A pesar de los chistes malos no me desagrado el evento. Solo que decididamente yo ahí era un outsider, alguien que no sabe del tema y que por la mi fortuita aparición en el desfile produjo una crónica fallida. Mejor dicho una no nota de moda o simplemente solo una muy mala.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Deeper Underground

Portada

Días atrás, más precisamente el viernes 11 de enero, los subtes centenarios de color azul de fabricación belga del subte A dieron su ultimo recorrido dentro de las entrañas de la bella pero caótica Ciudad Buenos Aires. Visitantes curiosos de diversos países,  pasajeros de larga data y otros ocasionales no se perdieron la oportunidad de dar su última vuelta en aquellos históricos vagones.

A las 14.30 de ese día los Metrodelegados a forma de despedida de los

Superman recién llegado de Metrópolis también quería ser parte de la historia.

Superman recién llegado de Metrópolis también quería ser parte de la historia.

vagones de La Brugeoise invitaron a organizaciones sociales, barriales, estudiantiles, usuarios, músicos, y artistas en general a participar del evento. La cita se dio en Plaza de Mayo y el destino Primera Junta, el primer trayecto que recorrió en su inauguración en aquel lejano 1 de diciembre de 1913 fue de Plaza de Mayo a Plaza Miserere agregándose al año siguiente Primera Junta.  Mucho dista las vestimentas de aquella época con las actuales. En las fotos blanco y negro de apertura se puede ver a hombres de galera, bastón y con prolijos bigotes posando en el corte de cinta. La postal ahora es bien diferente. Grandes, chicos y familias de bermudas y remera buscan por medio de sus cámaras digitales obtener un retrato que les permita quedarse con un pedazo de historia.

Estación tras estación el público no cesaba de aumentar. Y la palabra público no es desacertada ya que los allí presentes no eran simples pasajeros, sin lugar a dudas estos  estaban frente a  un acontecimiento único. Uno cargado de historia. Hay que tener en cuenta que la línea A de subte fue la primera en ponerse en marcha en América Latina, el hemisferio sur y todos los países de habla hispana. Cualquiera que alguna vez haya viajado en esto vagones centenarios no podrá olvidarse la cara de asombro de los turistas que se sacaban fotos como si las unidades fueran una pieza de museo viviente. Ahora esa misma cara de asombro se podía ver en todos  los que disfrutaban de aquel ultimo viaje, el cual era acompañado por le mecer y el crujir de  las unidades de madera. Este seria el último viaje en los que les permitiría revivir el viajar asido de las anillas blancas cual deportista olímpico para evitar terminar de cara al piso luego de las pronunciadas curvas como la de Plaza Miserere.

100_4457 ed

Llegada a Plaza de Mayo

De apoco el viaje iba llegando a su fin y los flashes comenzaron a iluminar aquellos artesanales interiores de madera. Nadie se quería perder la oportunidad de retratar aquel momento único e irrepetible. Luego de varias curvas la última se acercaba y a todos los embargo un sentimiento de nostalgia que fue acompañado por el sonido del crujir de la unidad y del toque de la campana que anunciaba la llegada a Plaza de Mayo. Posiblemente el ultimo viaje de muchos de los espectadores allí presentes en aquellos míticos vagones. Esperemos que no se así y que prime la cordura ya que

Ultima morada, Taller el Polvorín.

Ultima morada, Taller el Polvorín.

nadie quiere que estas unidades tengan el fatídico final de ser parte de algún asadito como alguien propuso con total desatino. El mejor final para estas formaciones históricas es que se las vea como parte del patrimonio cultural y que se le permita a las nuevas generaciones poder disfrutar de ellas restauradas y circulando una vez más por las entrañas de la bella pero caótica Ciudad de Buenos Aires.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

…Y fue caliente

Ya ha pasado 1 año y unos días de aquel 9 de septiembre del 2011 en el que, luego de dar muchas vueltas, me decidí a darle vida a este blog. Fueron muchos los titubeos y uno de ellos se debía sobre una pregunta en especial: ¿a alguien le va interesar sentarse a leer lo que escribo? A un poco más de un año de haber publicado mi primer post sigo con esa interrogante en mi mente.

Como dije hace un tiempo atrás, aquí me veo obligado a citarme, cuando me refería a como nació este blog: “Como todo comienzo tiene algo de azaroso e imprevisible y este no puede dejar de serlo. Es un cúmulo de fuerzas indescriptibles y caóticas en continua expansión sin un rumbo fijo. Como aquellas que dieron origen a nuestro universo”. No hare corrección alguna sobre aquella declaración, pero  tengo la necesidad de explayarme un poquito más en lo que resta de esta publicación.

El origen de este blog también se debe a una necesidad sumamente personal. Una que esta relacionada con ciertos momentos particulares de mi vida. Luego de transitar caminos sumamente sinuosos cierta voz interior necesito aflorar. Cualquiera creerá que en ese momento del cual hablo perdí absolutamente la cordura, también pensaran que nunca la recobre por como escribo, pero solo fue una forma “creativa” de sobrellevar lo que andaba dando vueltas en mi mente. Como había dicho sobre mi endeble salud psíquica: “Siempre cerca de la locura absoluta, pero lo suficientemente cuerdo para vivir en esta sociedad (si es que eso sea realmente posible o querible)”.  Nada de eso deja de ser verdad aunque hay algunos progresos en la materia.

Ese progreso se debe a varios factores y como no podía ser de otra manera ellos están relacionados de algún modo. No negare que haber consultado un profesional de la psiquis, un loquero hablando mal y pronto, al que llaman psicoanalista ha ayudado mucho. Pero mucho se lo debo a esa gente que me acompaña. Esa gente con la que se puede contar en cualquier situación, por mala que esta pueda ser. Amigos y familia, esta ultima esta conformada por mi madre y hermana, que siempre tuvieron un gesto o una palabra de aliento. Hay una persona sumamente especial para mí y ella tiene mucho que ver en todo ese proceso de cambio. Uno visiblemente favorable que se produjo desde su llegada. La cual me ha llenado de nuevas energías y esperanzas, cosas que no conocía hace mucho tiempo. No mencionare su nombre, pero ella sabe que me refiero a su persona (estoy realmente tentado en poner el nombre y apellido de la persona que amo).

Aun sigo sin saber si a alguien le interesa leer esto o si en algún momento le intereso .Tal vez ya muchos se hayan hartado de leerme. Tengo muchas más interrogantes pero sigo teniendo la certeza que seguiré con esto. Tratare en lo posible de crear nuevas secciones y agregarle algo de variedad al blog. Seguiré con mis delirios, muchos los plasmare aquí como acto de catarsis.

Esto era un cassette

Como ya me extendí mucho le diré que este blog le debe el nombre a un fragmento de la excelente canción de Soda Stereo llamada “En el Séptimo Día”. Aun recuerdo cuando mi tío ponía los cassettes de Soda en su Taunus Verde. Es increíble que al día de hoy la banda de Gustavo y sus letras sigan siendo tan significativas en mi vida. En fin, sigo en la eterna búsqueda pero se que por suerte algunas cosas ya las he encontrado. Y les puedo asegurar que eso me hace muy feliz.

En el comienzo fue un big-bang y fue caliente

                                                                    …

Sólo dios sabe que es el séptimo día
el abismo y la luna en el séptimo día
no descansaré…

Soda Stereo-En el Séptimo Día

I still haven’t found what i’m looking for

Siempre surgen un par de problemas cuando uno se lanza a esta locura que se llama escribir. Un de ellas implica tener ganas de hacerlo, la otra es sobre que escribir. Muchas veces las musas no nos visitan y ese palito titilante de donde brotan mágicamente las letras se vuelve  un cruel dictador que nos grita sin parar: ¡dale escribí algo de una vez! ¿Para que te sentaste ahí?

Muchas veces todo lo anterior es cierto, otras tantas el problema es lo cambiante de las situaciones de la vida cotidiana. Ese continúo suceder de cosas, muchas veces sin una forma definida, a los que nosotros tratamos de encontrarle un orden. Siempre dentro nuestra neurosis habitual tratamos de darle un orden al caos, real o supuesto, para que las cosas se ordenen y terminen en un cosmos.  Con lo que uno intenta escribir sucede lo mismo y no siempre la idea primigenia termina plasmada en bits.

Dentro del desorden de ideas varias nació este post, veamos si llegamos al hilo conductor que nos lleve al cosmos. Tarea ardua por demás ya que había nacido, si cabe la palabra dado que nunca hubo concepción, como bitácora de viaje. Un breve punteo de mapa de viaje sobre lo hecho y lo por hacer, claro que la idea no me era del todo satisfactoria.

Es así como toda idea termino cajoneada en algún lugar de mi cerebro, lugar complicado para guardar tanto mapa y bitácora. Fue así como fue pasando el tiempo y las ideas sobre los relatos de mis fobias e ideas de secciones quedaron en un limbo del que nunca salieron. Todo aquello que se guardo no hizo más que unirse a lo que aparecería un poco más adelante en la ruta a transitar.

Otra idea en mente era un breve relato sobre ese proceso nefasto al que nos vemos forzados a pasar los estudiantes, el final oral. Ese terrible acto de violencia en el que existe una clara situación de poder en que se decide, suele haber cuatro instancias previas de evaluación para llegar aquí, si todo lo hecho hasta ese momento tiene algún sentido. Obviamente deben existir instancias de evaluación, estas son inevitables. El problema surge cuando estas no se usan para guiar al estudiante en la ardua tarea de aprendizaje, sino para cierto prestigio académico personal de algunos profesores. Se incurre en un olvido en lo que en realidad es la profesión de profesor, una vocación que sirva de guía a los estudiantes para que puedan forjar su camino.  No una situación de violencia y de poder en la que se busca en un final oral bochar al alumno. Esa tremenda idea de buscar el punto débil del que se tiene adelante en una situación desigual para atacar ahí y con cierto regodeo hurgar sobre la herida para desaprobar al alumno de turno. Los profesores deberían ser guías y no dioses del Olimpo a los que se les rinde pleitesía. Hay que recordarles a los profesores que los  sueños de diva son peligrosos ya que nublan la razón.

Tanto el nombre del post como la foto se deben a esa continua búsqueda de un algo. Eso que se busca siempre esta en cambio, muta constantemente aunque haya una constante. Es aquí donde entran las analogías que parecen sacadas de una noche agitada en las que uno se encuentra bajos los efectos de los más fuertes ácidos.

La figura del gran Indy tiene mucho que ver con esa idea de un viaje continuo en la búsqueda constante de secretos. Una meta que se encuentra en un camino marcado por un mapa en la que hay un tesoro (ídolos, arcas, piedras, griales, calaveras y muchas otras tantas cosas) y todo se registra en una bitácora. En  el camino suelen encontrarse muchas aventuras en las que hay muchos que no quieren que lleguemos a ese ídolo dorado. Para colmo de males una vez que llegamos a él tenemos que salir corriendo para evitar que todo se nos caiga  en la cabeza. Claro que para hacer más emociónate todo tenemos que volver a sortear las trampas por la que ya pasamos. Y en el camino de regreso somos acompañados gentilmente por una enorme piedra rodante que nos quiere hacer puré. Esto se aplica a la vida en general y a la académica en particular.

Lo que también es cierto dentro de este desorden es que también existen aquellos compañeros de viajes que nos dan una mano para llegar a ese objetivo. Muchos los designan la genética, no siempre son compañeros positivos, y otros aparecen por esos actos de las casualidades de la vida. Este último punto es el que siempre me llama la atención, el serendipity o serendipia.

Los actos que se suceden luego de un acontecimiento fortuito son muchos más curiosos cuando se ponen todos en ellos en retrospectiva. Siempre surgen varias preguntas después de ellos: ¿Qué hubiese pasado si llegaba media hora más tarde? ¿Si hubiera dicho no en vez de sí? ¿Si me hubiera anotado en tal lugar talvez no hubiera conocido a tal persona? Así las preguntas se pueden extender hasta el infinito. Es en estos momentos donde el ojo más o menos entrenado puedo observar las bifurcaciones de los senderos. Muchas veces con que un solo factor se hubiese modificado el resultado final podría haber sido totalmente diferente. No creo que haga falta mencionar  el efecto mariposa o la teoría del todo de la que alguna vez hablo un tal Einstein.

Albert decía que dios no juega a los dados y la verdad no se a que juega, pero tampoco creo en un plan maestro. Esa idea de plan o de destino parece más un consuelo absurdo, de existir tal cosa la vida seria una cruel ironía. No existe tal cosa de que los sucesos pasan por una razón y que esta se deba a que debemos aprender algo. Una idea así llevaría a pensar que existe un dios vengativo o que no sabe dar su ejemplo con la palabra y que solo puede apelar a un castigo inmerecido. Cosas como estas son suficientes como para cuestionarse ciertas creencias, principalmente la idea de destino.

Como verán hay mucho de autobiográfico, descontando que un blog es una bitácora, pero todo el que alguna vez escribió o leyó sabe que todo lo escrito de alguna forma siempre lo es. No dejan de ser vivencias registradas por nuestros  ojos o por los de un otro. Todo aquello que alguna vez se leyó o se vio pasa a ser parte de nuestro ser. Esta forma de apropiación si se quiere son  las condiciones  de producción. Por lo menos esto ultimo si es inevitable.

Muchas cosas aun me quedaron en el tintero, una de ellas es el reciente nacimiento de la hija de una gran amiga mía. Hecho que por más que parezca natural no deja de asombrarme, traer vida al mundo y a su vez llevarla adentro de uno. Esas cuestiones de vínculo, obviamente no del todo natural ya que a su vez es cultural, que suelen dejar asombrado al espectador .Más cuando la madre suele ver a su hijo de una forma que la descripción en palabras no le hacen justicia a la imagen.

Cuesta usar aquí la palabra en resumen, ya que aun así hay cosas que se mantienen  dentro del caos de ideas fragmentadas. Sucesos que pasan a constituir parte de nuestro ser aunque no  sean experimentados directamente por uno, sino a través de los ojos de los demás. Todo esto unido a la búsqueda constante de algún objetivo que nos mantienen con la idea que aun no encontramos lo que estamos buscando. Aunque para ser sinceros en parte ya hayamos encontrado algo que no buscábamos. Muchas de las veces esos actos fortuitos en la no búsqueda son los que nos traen las mayores alegrías. Demos gracias a Dios por ellos.

                                                          I have run I have crawled
                                                      I have scaled these city walls,
                                                                    these city walls
                                                                 Only to be with you
                                                                 But I still haven’t found
                                                                 What I’m looking for
                                          U 2- I still haven’t found what i’m looking for
 

El principio del fin es haber empezado.

Días atrás hemos dejado las fiestas de navidad. Esas que vienen acompañadas de perros asustados, cohetes busca pies, corchos asesinos, lucecitas de colores, comida en exceso y bebida  aun en mayor dosis. A todos estos ingredientes se le suman, como para aderezar la cosa, los ritos familiares.

Muchas veces, el acto de socializar en las fiestas no hace más que provocarnos  una enorme indigestión. Lamentablemente los familiares nos caen como una patada al hígado y, para colmo de males, no hay Hepatalgina que lo arregle.

También hay que ser sincero  no siempre hay que mirar a la navidad de esta forma. Cada tanto se puede rescatar algún familiar o adoptar uno, ése es el primer paso para pasarla bien. Otra de las formas es solo rodearse de gente a la que uno aprecia realmente. Y no es un trabajo realmente difícil, solo hay que ponerle un poco de ganas al asunto.

Ahora bien, si uno sobrevivió a la anterior “odisea”, todavía falta un tramo un poco más sinuoso para llegar a la cima y mirar todo desde arriba. Ese sendero es la fiesta de año nuevo. Y es aquí donde la fiesta no es el principal problema. El real inconveniente surge en la transformación que se produce en la psiquis de las personas. Muchos, sino todos, cambiamos de profesión y nos transformamos en contadores. Pero lo peor de eso es que se nos da por hacer balances sobre nuestras vidas. Todos nos ponemos en esas dobles columnas de debe y haber para ver cómo nos fue en este año fiscal que está a punto de cerrar. Como siempre, se empieza por la del debe, todo lo que tengo más todo lo que me deben, para ver el lado positivo mes a mes. Es como una especie de pase de factura sobre aquellos momentos amargos o dulces que nos fueron sucediendo a lo largo del año. Aunque muchas veces dentro de esta actividad se olvida algo, de  equilibrar realmente lo que tengo.

La columna más difícil, y la que necesita de una profunda y difícil autocrítica, es la del haber. Y realmente lo es porque nos pone en el papel de analistas de nuestros actos sobre los demás. Toda amortización pasa a un segundo plano en esta instancia en la que es fundamental hacer bien las cuentas para cerrar el balance anual. No es un trabajo fácil y no está hecho para un contador inexperto. Necesita muchos años de profesión y de camino recorrido.

Una vez ya lejos de toda esta cuestión mercantil aún quedan cosas sin cerrar para muchos. Cosas que no se dieron, cosas que les gustarían que fueran de forma diferente. Proyectos truncados o posibilidades de uno, cuentas  pendientes: laborales, sentimentales, facultativas, etc. Una verdadera ensalada rusa de acontecimientos indigestos.

Muchas veces es necesaria una mirada otra de estas cosas. No tanto de objeto de estudio, sino más de una vida de nativo de las circunstancias. Una cierta idea del dejar fluir. Obviamente no es malo hacer balances ya que son necesarios, pero quedarse solo en ellos no siempre es sano.

Alejándome de cualquier idea de Osho, Coelho o un Stamateas cualquiera (Jebús no me permita caer en tales lugares comunes), es necesaria otra actitud para estas fechas.

Los balances son necesarios para saldar cuentas con uno mismo y con los otros. Pero todo ello deber ser enfocado con otro espíritu. Con uno que nos permita dejar atrás las cosas y nos lleven a nuevos rumbos. Cerrar esos capítulos que no nos llevan a nada y reescribirlos. Muchos de estos necesitan de la colaboración de otro escritor, con la ayuda de ellos pueden terminar en una buena historia. Obviamente no es solo cuestión de voluntad, aunque es necesaria esta para el cambio. No siempre es fácil dar el primer paso y siempre hay uno que otro porrazo. Pero es la única forma de emprender el camino, sabiendo caminar.

Lo mejor es mirar las cosas con otros lentes. Disfrutar de estas fiestas, dentro de las (im) posibilidades  de cada uno, que caen al final de año. Lidiar con los sms que no llegan, con los cohetes teledirigidos, con los familiares molestos, con la comida híper calórica. Pero lo más importante disfrutar las cosas con la gente que vale la pena. Pensar en los nuevos proyectos, ya sean gente, trabajo estudio, gimnasio y un largo etc. Y el resto, lo que se encuentra dentro de los que nos deben. Hay dos pasos a seguir: El primero es intentar arreglar las cosas tratando de llegar a un acuerdo compartiendo nuestras diferencias para  así zanjarlas. El segundo es llegado el caso que se agotó toda posibilidad de diálogo  y la cuestión no da para más. Hay que hacer lo mismo que con los momos, prenderlos fuego. O sea verdadero proceso de renovación. No estoy incitando a actos piromaniacos reales para pasar a una nueva posibilidad. La necesidad de un fin para un nuevo comienzo. Porque ciertamente el principio del fin es haber empezado y es así como debe surgir un nuevo año, de las cenizas del anterior.

                                              Y si pensas que estoy un poco loco

                                             te equivocas, no es solamente un poco

                                            Seguramente mis preguntas no tendrán respuestas

                                         me enfoco en esta dirección subiendo la cuesta

                                         …

                                             El principio del fin es haber empezado

                                              Kapanga-Miro de atrás

TXT: Diego Manuel Zanarre

Editora: Andrea Alejandra Zanarre. – La he expuesto nuevamente a la tortura de corregirme. No hace milagros .Pero pudo hacer que esto quede un poco más prolijo. Le doy mil gracias por la mano, aunque me esta empezando a odiar.-

Gracias totales: a todos los que alguna vez pasaron para a reírse un poco con las tonterías que pongo. Y le agradezco más aun a los que me dejaron sus comentarios. Todos son realmente valiosos para mí.

Espero que sigan disfrutando y sufriendo este blog como lo hago yo. Gracias por aguantarme!!!

Les deseo lo mejor para este nuevo año que se nos acerca!!! Traten de disfrutarlo!

Feliz 2012!!!!

10 años después…

Fernando de la Rúa huye luego de hundir un país.

He decidido comenzar por el final, como se hacen en esas películas en las que se comenta un desenlace para luego volver al principio para entender como se llego ahí. Esa imagen del helicóptero es el “final de un proceso” de decisiones herradas que desembocaron en aquel 20 de diciembre del 2001.

Para ser sinceros esa palabra proceso encierra muchos más significados, muchos más de los que realmente puede contener esa palabra. Ciertamente dice muy poco. No puede abarcar todos los hechos que envuelven una crisis como la vivida en aquel año. Una desocupación galopante, sueldos de 200 pesos, índices de pobreza e indigencia alarmantes. Un sistema educativo y de salud en ruinas, a esto se le sumaba  jubilaciones que parecían limosnas.

A todo lo anteriormente expuesto se le sumaba los continuos ajustes para el pago de la deuda externa. De esta forma la crisis no hacia más que acrecentarse. Poco parecía importar que todos “los desaciertos” de un gobierno inoperante repercutieran sobre la población. Para ponerle el broche de oro a la ya marcada crisis un tal Domingo Felipe Cavallo inaugura el llamado corralito. Rápidamente la gente empezó a tomar las calles, en todo el país se escucho un grito que pedía un cambio. Las protestas se multiplicaban y los saqueos comenzaron a generalizarse. A todo esto llego algo que nadie esperaba un tal 19 de diciembre…

Un 20 de diciembre del 2001…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y es en este momento es en el que uno vuelve ver lo escrito. Todos los términos que uno ha elegido parecen simples eufemismos. No son suficientes para explicar tales actos de represión que desembocaron en muertes. En aquellas que hasta el día de hoy no se saben a ciencia cierta cuantas han sido. Increíbles actos de violencia sin límites  que tuvieron su epicentro en la Plaza de Mayo y se extendieron por todo el territorio nacional.

10 años han pasado desde que se escucho por primera vez aquel cántico que era acompañado al ritmo de las cacerolas: “que vayan todos y que no quede ni uno solo”. Lamentablemente muchos de esos mismos dirigentes hasta el día de hoy siguen desempeñando algún cargo, perpetuándose en el poder. Otros tantos siguen aspirando a llegar a la presidencia. Otros más siguen impunes por sus crímenes.

Ciertamente la situación es otra a la 2001.Aunque en la plaza el cántico que nació de esa rebelión popular sigue presente, ese pedido al día de hoy sigue pendiente. Lamentablemente estamos muy lejos de que se vayan los responsables de tantas crisis y muertes.

Un 20 de diciembre del 2011…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Post scriptum


Obviamente en este breve texto no tiene como finalidad un análisis extenso de los hechos acontecidos en aquella fecha. Menos aun pormenorizar cuales son las posibles coincidencias que existen con aquel 2001, si es que las hay, con este 2011. Es solo un recordatorio sobre una fecha que marco a un país entero. Un momento histórico  que no debe ser olvidado. Y eso es lo que se hizo en la Plaza de Mayo, un martes 20  de diciembre del 2011.